miércoles, 29 de diciembre de 2010

Tips acerca de una mujer moderna

Ella pensaba, pensaba, pensaba, pensaba...

Su habitación era un cuarto grande, con un buen ventanal que en ocasiones daba a la cabecera de la cama y otras sobre un lateral (le gusta girarla a veces). Allí también había una tele (no muy grande), un ropero de tres cuerpos, alguna que otra cosa más (por ahí una mesa de luz) y una computadora (que la acompaña a todas partes) mas uno o dos celulares en uso permanente.

Ella soñaba, pensaba, pensaba, pensaba...

Había fuera del cuarto un toilette, un pequeño pasillo que también daba al patio y al comedor. Este último tenía, además de las sillas y la mesa, un aire acondicionado y un par de muebles (uno de ellos vidriado) y sobre él un teclado. No le iba mal la música pues siempre la acompañaba, tanto cuando era feliz como si no quería saber nada del mundo. Por cierto, tiene muy linda voz.

Ella soñaba, sentía, pensaba, pensaba...

La cocina... no era un caos, pero el orden en ese ambiente no era lo suyo. Quizás necesitaría dedicarle un toque más de tiempo pero tampoco es algo imprescindible. Además, siempre está el marido que le dá una mano. Ah! Que no sabían del marido? Bueno... pues tiene. No en un sentido tradicional de la palabra ya que ambos (ella y él) pertenecen a una época un tanto difusa de nombres o cargos, mas no de características. Seré un tanto más claro: no importa el nombre, sino su función. Como lo de la rosa, vieron?

Ella soñaba, sentía, deseaba, pensaba...

El patio tenía una dueña (o dos, dependiendo el momento) que siempre estuvo, está y estará. Es un tanto complicado el paso, siempre cosas varias en el camino. El marido (y ella) no estaban demasiado tiempo pues tenían otras cosas, ocupaciones (especialmente de lunes a viernes) como el resto de los mortales por lo que aún entre ellos había momentos en que no coincidían salvo las llamadas casi sagradas cerca del mediodía.

Ella soñaba, sentía, deseaba, quería...

Las ocupaciones (como ya dije) eran varias y llevaban mucho tiempo. Los pocos momentos de relax que se permitía tener generalmente estaban relacionados con su familia (especialmente hermanas y sobrino) y con sus amistades, ya que tiene varias amigas y amigos con los cuales compartió y comparte gran parte de sus vivencias. Cada tanto se pelean claro, pero a la larga (en general) se arreglan.

Ella pensaba,sentía, deseaba, quería...

Es joven, pero a pesar de ello pasó (y pasa) muchas cosas en su vida, quizás demasiadas. Pero es fuerte (muy) y no se da por vencida. Además, se hace querer y respetar como pocas personas que conozca. Hay momentos en que parece un tanto fría o distante, pero sólo hay que tener paciencia y mucho cuidado con lo que se hace o dice prestando atención a los detalles, pues se puede sentir agobiada con facilidad.

Ella pensaba, pensaba, deseaba, quería...

Le gusta viajar, aunque últimamente ya no quiere saber demasiado de eso. Un destino al que le quisiera ir es Londres. No solamente por el idioma (habla perfectamente inglés y algo de francés) sino porque considera que tiene su encanto. Sabe que irá en algún momento, lo da por hecho.

Ella pensaba, pensaba, pensaba, quería...

No soporta demasiado la rutina, por lo que en ocasiones hace cosas distintas como ir a lugares no tan comunes, buscar variantes, disfrazarse y demás. De todas maneras, de vez en cuando le gusta quedarse en su casa tirada en la cama haciendo nada, comiendo un helado (preferentemente Häagen Daz), mirando una película  y que la mimen un poco, porque en el fondo es una romántica.


Ella pensaba, pensaba, pensaba, pensaba...

3 comentarios:

Anin dijo...

Pocas personas podrian describirme tan bien y conocerme tanto...

Gabrielli dijo...

Vos decís? Bueno... gracias. :)

Anin dijo...

Sip... doy fe.