martes, 28 de junio de 2011

Para pensar...

 Ayer tuve la suerte enorme de poder ir al Colón y poder estar en primerísima fila (esos milagros!) escuchando la Orquesta Simón Bolívar dirigida por Gustavo Dudamel. Aparte de la maravillosa maestría que tiene cada uno los integrantes de esta agrupación (que va desde los 16 a los 30 y pico de años de edad) hubo un ambiente de alegría inmensa durante toda la función, quizás reflejo de la satisfacción de estos chicos que, a pesar de venir de ambientes hostiles o con dificultades (forma parte del programa de orquestas-escuela de Venezuela), nunca postergaron esa necesidad del alma de ser feliz y entregaron en total derroche esa energía al que quisiera recibirla.

Esto me llevó a una pequeña reflexión apenas terminada esta verdadera FIESTA que hubo anoche...

Nos estaremos olvidando de lo lúdico, del placer en las pequeñas cosas? Estaremos tan encerrados en nuestro propio ego o pendientes de las supuestas pretenciones sociales, cumplir a como dé lugar determinados cánones?

Lo digo porque a cada paso me encuentro con sonrisas forzadas, agresividad, el uso de la ironía como arma, la falta de apertura al afecto del otro y confundirlo con avasallamiento, etc. Siempre ese cascarón, cada vez más grueso, duro... y pequeño.


Anoche hubo gente que nos recordó lo que es vivir.

7 comentarios:

Reina dijo...

Nunca fui al Colón, no tuve esa suerte, sólo desde afuera el día del bicentenario y fue emocionante, no me imagino lo que debe ser estar dentro y en primera fila... :)

Sobre el resto, tenés toda la razón, ya no hay diversión por el sólo hecho de disfrutar, hasta el más pequeño juego se convierte en una competencia casi a matar...
Estamos tristes, enojados, desconformes, a veces no podemos hacer nada para cambiar las cosas pero sí podemos hacer algo para estar mejor...
Yo tomé la decisión de hacer lago que me guste... me inscribí en curso taller de radio-teatro... y me encanta... nunca hice algo así, probé y me gustó y salgo de ahí renovada, con otra energía, más contenta... y voy en el viaje leyendo el libreto, repasando mi personaje... y eso me impide pensar en las cosas desagradables que me ponen mal... :)
Si se quiere, se pueden hacer cosas para estar mejor... :)

Pato dijo...

Primero, un lujo que hayas podido estar allí disfrutando de la música en el mejor lugar que hay.

Segundo, si a tu pregunta, nos vamos olvidando de las pequeñas cosas, cubriéndonos por las dudas de vaya uno a saber qué, hasta que estamos convertidos en una bola de amianto y no nos pasa nada de nada, estamos bien muertitos, eso si seguros de que nada nos va a pasar.
Creo que tooooooodas esas actitudes se originan a partir del miedo, de la desconfianza y del prejuicio.

Me encantó lo que hace Reina, un taller de radioteatro, ha encontrado un espacio creativo que poco a poco te va libernado de todas esas capitas protectoras que nos vamos poniendo y a la larga no sé si terminará siendo Celia Alcántara, ajajjaja, pero que va a pasarla mucho mejor, no me quedan dudas.

Yo hace un año, poco mas, empecé con un programa de radio, empecé a hacer radio (y eso que yo soy mas tímida...)y lo que me ha ayudado ese espacio nunca lo imaginé, lo que se ha ido desprendiendo de allí, lo que ha ido generando ese insignificante espacio no me lo hubiera imaginado jamás!
(si te fijás en mi blog, hay un link que dice Perras Negras -fotito-chica-radio y otro link donde se lo ve a Cortázar con camiseta de futbol, El Club Atlético de poetas, estás invitado a ambos cuando quieras)

Hay que ponese en movimiento, las pretenciones sociales, y sus cánones cada vez me fueron aburriendo mas.

Besos

Gabrielli dijo...

Reinita y Patri: Por suerte tengo la posibilidad de cuando en cuando de poder ir consiguiendo entradas de último momento, con la duda siempre de que no sé cuál ubicación me va a tocar. Es la primera vez que me toca AHI. También cada tanto voy al Avenida a escuchar ópera, pero allá casi siempre es arriiiiiiiba del todo.

Es normal que uno/a tenga momentos malos, pero que pasen a formar el estadío habitual o un escudo ya es otra cosa. Yo francamente no podría. Trato de disfrutar casi todo lo que hago, encontrarle algo positivo. Lo mismo hago con las personas, buscar los puntos en común antes que las diferencias, es más sano.
Mis actividades extra-laborales son la facultad (tecnicatura en Adm. de Empresas) y cantar en un coro de ópera amateur, (además de escribir en ratos libres, mirar pelis, etc). Ambas actidades las hago por puro gusto y la paso muy bien. Son esas cosas que le recuerdan a uno que vale la pena estar vivo, así como el radio-teatro de Reina o la radio de Pato, que me parece GENIAL. Son esos cables a tierra necesarios.

Un beso a ambas! ;-)

Reina dijo...

Ahora entiendo la foto de Pavarotti... :)

Y ya que Pato te invita... yo también te invito... para no ser menos... jaja... necesitamos voces masculinas para el radio teatro y seguro sabés usar bien la voz si cantás... ;)
Yo de cantar NADA... un toscano en la oreja de nacimiento... jaja
Un beso

Gabrielli dijo...

Mmmm... tengo entrenamiento vocal pero tampoco para tanto, Reina jajaja Además, lo que natura non da... :-P
Mirá, estoy saliendo recién de las pestes de la semana pasada, tengo para un tiempo más. Por otra parte ando medio hasta las manos de cosas. Por contarte/les un poquito: este cuatrimestre cursé 4 materias (además del trabajo y lo del coro) y el próximo voy a cursar 5 + funciones del de ópera y otro coro pero de sinfónico-coral en que canto como refuerzo. Es un poquito mucho jajajaja

De todas maneras gracias a ambas por el ofrecimiento, los tendré en cuenta. ;-)

Lic_jasper dijo...

Tengo que ir al colon... y definitivamente nos estamos olvidando de las pequeñas cosas, por las simples y banales que no sirven para una goma!

Gabrielli dijo...

Es que justamente estimado Jasp, creo que nos vamos en general a cosas mucho más rebuscadas cuando no hay necesidad. Lo complejo está bueno pero cuando es un perfeccionamiento, no porque sí ;-)

Con lo del Colón, si podés en algún momento andá, vale la pena. :-D