jueves, 9 de junio de 2011

Sin título 16

Y hay veces que me pregunto de qué se trata,
cuál es la razón de esta espera un tanto extraña,
de esa pausa entre tirar la famosa piedra
y empezar a saltar al abismo (o era el cielo?).

Nos estamos riendo de esto, lo sé
aunque las flores ya no son lo que parecen
ni dejan de ser lo que siempre fueron
ni tampoco los besos en la escalera (qué cobardía!).

Quizás la causa de la pausa sea simplemente para animarse
y dejar de ser nosotros por un rato
aunque sé que te gusta ser vos (especialmente cuando mirás).

Y yo? Ahora te estoy observando
por encima de los lentes y las pantallas
a casi cero de distancia epidérmica
mientras hablamos y tratamos de parecer sabios
(sí, en realidad un servidor...).

Letras y palabras y frases y párrafos más tarde...

4 comentarios:

Pato dijo...

Este poema se abre en varias puntas y todas me resultan interesantes.

me quedo con la idea de tirar la piedra al charquito, esperando que ese movimiento genere algo, que el agua llegue hasta mis pies, que algo suceda por favor en esta quietud que desespera, mas allá de los lentes y las pantallas, uno siempre espera una pedrita, una mirada, una palabra...

Besos.

Gabrielli dijo...

De hecho gran parte lo hice "cadáver exquisito" mediante: en algunos casos líneas, otras palabras, etc...

Esa era la idea ;-)

Reina dijo...

Cada lee e interpreta y se queda con lo que le llega...
Yo me quedo con la primera estrofa...
Tiré la piedrita varias veces pero no logro salir del infierno... :(

Gabrielli dijo...

Reina, por supuesto que es así.

Hay una frase que reza:

"No hay Diablo, sólo es Dios cuando está borracho".

Quizás (sólo quizás) sea eso...