domingo, 5 de junio de 2011

Un día como hoy...

Ví un color rojo furioso en tu nombre.

Fué igual a una maza -densa y dolorosa- cayendo sobre mí.

Supe que por lo menos ese día estaba condenado.

Que conocería el andar por la vida en soledad...







Estaría soberanamente aburrido...

2 comentarios:

Pato dijo...

Qué bueno que está desde el arranque nomás este poema, yo que vos lo sigo, ese color intenso tiene profundidad, un día que andes con ganas sumergite en este texto que tiene vida propia.

Ah y te dejo el link de mi blog (el que pasaste recién es el de mi programa de radio) por si te interesa visitarme www.especiesquedesaparecen.blogspot.com yo te estoy agregando a mis blogs, porque me ha gustado este espacio, dan ganas de volver!

Saludos!

Gabrielli dijo...

Pato, agradezco tu comentario!

Cuando tengo algún sábado a la noche escucho el programa, me gusta... y acabo de agregar tu blog a mi lista para seguir.

Por cierto, no sé si ese mini poema está para seguirlo. La idea era justamente un tinte de desolación con un remate tragicómico. Si querés fijate que a lo largo de estas 250 entradas hay de todo un poco: poemas, relatos, música, situaciones vividas... sensaciones, en una palabra.

Nuevamente gracias por acercarte! :-D