miércoles, 16 de noviembre de 2011

A ciegas...

Una mesa, dos sillas, una persona, dos tazas, una vacía.

Luego de largas charlas impersonales habían decido encontrarse en un café (terreno neutral si los hay) y luego... quizás. O no. Hacía mucho tiempo que dejaron de planificar a posteriori y no iban a retomar esa costumbre, no por el momento.
A las 19 estaba previsto que dejarían de ser nombres para convertirse en seres. Un poco de espera, quizás para dar un poco más de adrenalina que por necesidad... 15 minutos... 30... 1 hora... un celular se escuchó lejanamente pero sus sentidos estaban aturdidos con esa mezcla de música e ideas que se chocaban y superponían.



Y descubrió que la montaña NUNCA fué a Mahoma.

4 comentarios:

Pato dijo...

Es un bajón que te dejen plantado, todotodotodotodotodooootoodo mal!

Me quedo escuchando el espectacular tema que elegiste para elevarte del garrón.

Besos!

Gabrielli dijo...

Digamos que (en cierto modo) tiene relación con lo que hablaba en el post anterior, de amebas humanas que andan por la vida quién sabe por qué oculta razón... tan oculta que ni ell@s mism@s saben y terminan destrozando cosas/ situaciones. E "In the air..." es mi canción favorita de la etapa solista de Phil Collins ;-) Besos!

Yoni Bigud dijo...

No hay nada peor que esperar sin resultados.

Buen tema.

Un saludo.

Gabrielli dijo...

Hay un refrán que dice "el que espera, desespera". Un saludo para ud!