jueves, 19 de septiembre de 2013

CASI lo mismo, pero no...

Verán, la vez pasada con Pacha quedó pendiente un tema también hablado ese día de los Dominicanos .

Enamorarse o amar: That's the question!

¿Una? ¿La otra? Las dos? ¿Ninguna (fea la actitud)?

Es un tema que generalmente se presta a confusión, peleas y/o desilusiones, cuando no (en los mejores casos) todo bien y se le da para adelante.

En nuestra opinión la diferencia entre una y la otra es que enamorarse implica idealizar tooooodo de la otra persona, y amar es el famoso "el/ella es... pero lo/la amo igual".

Enamorarse generalmente viene primero, cuando estás viendo pajaritos de colores, todo es genial, son tal para cual, juntos para todos lados, etc. Esta etapa el problema que tiene es su efimeridad, dura poco y nada, y es la más fácil para comerse garrones.

¿Por?

Porque es más fácil que la otra persona haga algo que no estaba previsto dentro de esa burbuja en que se le metió (y probablemente no supiera que lo estaba), entonces vienen las peleas, el reproche o, peor aún, esa llorada (en caso grave, obvio) en la almohada, generalmente seguida por un "bueeeeno, todo muy lindo, peeeeeero... chau (!)". Eso de la parte desilusionada.

¿Y de la otra parte?

Sencillo: casi siempre un "¿Eeeehhh? ¿Y eso?"... y un remo (si tiene suerte).

Amar es distinto. Muy. Primero y principal, generalmente aguanta más, especialmente si no se mandan mocos grandes. Y ahí viene la segunda y no por eso menos importante: tolerancia. Es lo que lleva a la supervivencia durante un lapso más prolongado. No decíamos de hacer la vista gorda por cualquier cosa que pase, pero sí el hecho de que, antes de fletar (!) directamente "derecho viejo" (como dicen los abuelos), tomarse un momento, respirar, hablar y ponerse en el lugar del otro. ¡Ojo! Las peleas están igual, pero de vez en cuando aprender a callarse la boca y, llegado el caso, hablar con las aguas más calmas, ayuda a la longevidad del sentimiento.

Ahora, el tema sexos es complicado. ¿A qué voy? A que son las mujeres las que mayoritariamente se enamoran más rápido y luego de eso, amar ... o " si te he visto por al menos un tiempo laaaargo no me voy a acordar", cuando no viene la amistad luego de esta última.  Requieren un nivel casi de perfección que la mayoría de las veces (mea culpa total) no estamos listos a dar. Por ahí la disposición está, pero nos lleva tiempo amoldarnos a esta nueva situación, y por ahí en ese lapso... su ruta. Por supuesto, hay pifies y pifies, unos más lights y otros pesados.

En cambio, los hombres pasamos de amistad rápidamente a hormonas y luego, al tiempo, recién aparece el amor hecho y derecho, pero nunca (o rara vez) pasa por la etapa de enamoramiento. Entonces, por ahí se banca de movida algunas cosas que si fuera viceversa ya se llamaría el camión de mudanza de esa empresa conocida porteña de nombre (o apellido) referente al travesaño que sujeta la vela en los barcos (usen el mataburros). 

El mayor problema es... ¡tachán tacháaaaaaan!: ¡que los tiempos no son los mismos!!!!!!!

Por ahí cuando la mujer estaba enamorada el flaco ni bola (o no tanto, tampoco la pavada) y cuando este se avivó (previa pasada por los estadíos que comenté arriba) ya el tren se fué. Pasa. Mucho. Demasiado. Ojo, por ahí hay gente que se tira a la pileta y encuentra agua para las patas.

¿Por? Por dos razones, básicamente:
  1. Que la flaca ya pasó del estar enamorada a amar y se llegó a la conclusión que lo pasado no era tan grave, o
  2. (esta es la complicada y que jode la vida) la mujer aún sigue enamorada y el flaco, que probablemente se mandó un moco grande pero por estar enamorada no lo ve (o -peor aún- para no sentirse sola se lo deja pasar), vuelve a tener chances.
El problema pasa por lo siguiente: hay mucha gente que le encanta joderle la vida a quien lo banca, entonces las mujeres están tan podridas que todos caen la misma bolsa, entonces las posibilidades de que pase 1. se reducen considerablemente.

Aclaro: conozco varios casos en que los roles de mujeres y hombres de amante y enamorado están cruzados, pero son los menos, por eso la generalidad de más arriba.

La otra cuestión es que, por esos apuros de la vida, se espera que todo pase YA, y no, lamento dar la noticia, pero el YA especialmente en los sentimientos ¡NO EXISTE, NO EXISTEEEE!!!!

¿Entonces qué pasa?

Muchos dicen "se acabó el amor" a los... 2 meses. Bueno, 6. Un año. Pero el caso es que NUNCA llegaron al amor, sino que se mantuvo entre enamoramiento y hormonas.  Es el famosísimo "el tema es a la mañana siguiente". O luego de una pelea, donde se descubre que no era todo tan perfecto. La cuestión es si ese "no era tan perfecto" es tan grande como para tirar por la borda lo que pueda estar pasando. El amor no es inmediato, gente. Requiere tiempo y paciencia. Y compartir, aunque sean pavadas. Y no tomarse todo como personal, sino pffffff... respirar, dar una vuelta y hablarlo. Callarse jode. Pero hablar de más también. Eso se aprende con el almanaque, no con mordazas o megáfonos.

No soy quién para dar consejos, pero si hay uno que creo poder dar es que antes de mandar una relación al diablo o pasarse de rosca, tómense un respiro. Las hormonas no van a bajar tan rápido si la otra persona te gusta, y si estás enamorado/a no hay nada mejor que pasar al amor, así te evitás dolores de cabeza (y del corazón) cuando haya alguna diferencia, aunque sea pequeña y por ahí salvable con el tiempo. Y, ese tiempo, también puede ayudar a descubrir que ESE no era el momento y quizás lo sea otro, o por ahí lo que pensabas era el amor de tu vida en realidad es una amistad de esas que dan para largo y tendido.

Como dice el refrán :

"Poquito a poco, hila la vieja el copo."




2 comentarios:

Doamna care plânge dijo...

1) no sabía que alfredo casero fuera un ser tan sensible .
2) que cierto lo de tomarse un respiro antes de actuar y que dificil .
3)grACIAS por leer mi blog , SIMPRE CREO QUE SOS MUJER Y NO SE PORQUE JAJAJA es que generlamente las mujeres leeen mi blog jjJj

Gabrielli dijo...

Querida Doamna (ahora que estoy autorizado, jaja), Casero es un tipo sensible al que sólo se lo respeta en el absurdo, pero, tal como Shrek en toda su sabiduría dice, tiene capas.
El tema de la pausa es que (cada vez más) la filosofía del Carpe Diem se la lleva al extremo, entonces se prioriza el ahora, ya, en este momento... y no siempre se puede. Y en el amor (el posta) se complica. Ojo, existe al AMOR a primera vista, pero convengamos que no ocurre demasiado seguido.
Con respecto a leer tu blog, me gusta esa estética y la franqueza de tus escritos, que mezclados en un halo poético como el del último, los vuelve más interesantes todavía.