sábado, 10 de mayo de 2014

Marcos...

... y muchas veces pasa que las respuestas las tenemos si nos asomamos a la ventana.*

Y (también) ocurre que esa ventana en ocasiones es un espejo.

Quizás sea un cuadro al mejor estilo Dorian Gray que no queremos - u olvidamos- ver.



Puede que sí. O no.







*"Desde lejos no se ve", diría Andrés "Ciro" Martínez.

2 comentarios:

Lunática dijo...

No sé por qué lo habrás dicho, pero, últimamente asocio todo con canciones y fue inevitable no recordar el final de "Allí" de Ismael Serrano.
"Allí recuerdo, las ventanas eran más pequeñas...Ahora son grandes, enormes, y apenas miro por ellas..."

Gabrielli dijo...

Algo de eso, Lunática, algo de eso. Muchas veces uno cree/siente que la/s respuesta/s a varias cosas que le pasan está en su interior, encerrándose cada vez más, cuando por ahí acercándose a la ventana, corriendo las cortinas y/o levantando la persiana no sé si se verá la respuesta pero por lo menos tendrá más luz, así como un poco de ventilación para airear el cerebro y, por qué no, también el corazón.*

*Ahora que lo pienso, tiene mucho que ver con "La Isla Desierta" de Roberto Arlt.