miércoles, 25 de marzo de 2015

Laberinto

Entre las paredes, surge algo (onírico?) que no suele ser cierto, crece y crece y empuja y encierra y asfixia y duerme...



y sonríe.

2 comentarios:

Reina dijo...

Mientras sea onírico no hay problema... a veces es difícil poder diferenciar los sueños de la realidad... :(

Gabrielli dijo...

El tema es cuando queremos que lo onírico sea realidad, no? Después de todo, lo fuerte y terrible de alguna manera nos ayuda y fortalece.

O nos termina matando, claro.