jueves, 14 de mayo de 2015

Es por eso que...

Me dije antes de poner los dedos en el teclado:

NO VOY A TIRAR PÁLIDAS!

Y no, nada de eso. No hoy, al menos.

La verdad tengo unas semanas tranquilas, quizás sea porque empecé Dao Inn hace un mes, y me empecé (a seguir) encontrando/entendiendo.

Lo qué?

Dao Inn, pariente del Chi Kung y, aunque suene una boludez, está muy piola. Si bien vivo en zona norte de Capital (Belgrano, para qué negarlo), no tengo nada que ver con las modas y chetaje (sic) que lleva a hacer prácticas de ese estilo, sino simplemente la necesidad imperiosa de hacer algo de estiramiento y tal, sino los 35 que tengo y de ahí en adelante me van a empezar a pasar factura con contracturas y demases, y no es la idea, vieron?

Todo venía de esa onda (separar huesitos y estirar musculitos) hasta que el martes, mientras hacíamos relajación, la docente empezó a hablar de soltar, no sólo el cuerpo, sino también el alma. Ojo, lo hizo sin referirse a filosofías, religiones ni nada que se le parezca.


Yo reconozco que soy un tanto escéptico de esas cosas, pero cuando largó sobre "si esperamos que las cosas malas pasen, las buenas también" lo pensé un cachito y es cierto. Muchas veces uno tiende a aferrarse lo que más pueda a las cosas/momentos/personas que nos hacen felices, pidiendo que dure siempre. Y no, no pasa eso. Todo dura lo que tiene que durar, a pesar de nosotros mismos. La idea es disfrutarlo lo más que se pueda y, de ahí en más, que pase lo que tenga que pasar. Nada impide que las cosas vuelvan, claro, pero uno llega hasta donde llega, no? Si se pudiera lograr todo lo que se quiere habría más de un conflicto... de intereses. Eso sí, también dijo mi consabido (los tengo cansados a ustedes con esto pero bueh) "no quedarse en el "qué hubiera pasado si..."" justamente por esa razón de buscar ser felices y dejar que el instinto también nos guíe (cosa que en numerosas veces no dejamos por falsos cuidados y miedos), por lo que me quedé tranquilo y me mostró que no soy el único que piensa eso.

No sé, estoy tranquilo. Más allá de un montón de cosas estoy bien y quería compartirlo.

 "Easy" (Tranquilo) - Fatih No More




"Se que suena gracioso,pero ya no puedo soportar el dolor.
Nena,te estare dejando mañana.
Me parece, mi amor, que sabes que hice todo lo que pude.
Verás que rogué, robé y tomé prestado.

Es por eso que estoy tranquilo,
tranquilo como un domingo a la mañana,
es por eso que estoy tranquilo,
tranquilo como un domingo a la mañana.

Quiero volar alto, tan alto.
Quiero ser libre para saber todas las cosas que hago bien,
quiero ser libre.
Solamente ser yo mismo, oh nena.

Es por eso que estoy tranquilo,
tranquilo como un domingo a la mañana,
es por eso que estoy tranquilo,
tranquilo como un domingo a la mañana. "

4 comentarios:

Veinteava dijo...

A seguir a pleno con esa actitud y esa actividad que te aporta tanto. La tranquilidad es uno de los más grandes tesoros, a mi ver...
Qué lo disfrutes mucho...

Besos :-)

Gabrielli dijo...

Como dice la canción: "buena o mala, pero mía", querida.

Es en el C.C. Gardel, cerca de Lacroze y Córdoba, los martes circa 17hs.

Beso!

Lunática dijo...


Hola,Gabrielli,qué bueno que las clases para estirar musculitos te den,casi sin darte cuenta, una nueva forma de vida. A seguir así!! Yo voy a tratar de adoptarla,aunque antes debería arrancar por erradicar las contracturas de mi vidaaa
Saludos!!!

Gabrielli dijo...

Sobre contracturas de la vida, hace unos 10 días me apareció una grande. La verdad no me gustó ni medio, pero quizás era la forma en que debía terminar esa relación (laboral, aclaro)... definitivamente.

Mirá, lo de antes o después es relativo, ya que el cuerpo muchas veces pasa factura de lo demás y viceversa, están muy relacionados aunque no nos demos cuenta.

Beso, querida!

Pd: Sé que tardé muchísimo en responderte, mil disculpas!