jueves, 30 de junio de 2016

Del amor y las certezas...

Partamos de la base que la vida no tiene certezas. Bueno sí, que todos vamos a crepar en algún momento, pero no me refería a eso.

A lo sumo se puede tener un mínimo de seguridad acerca de lo vivido, pero aún así es solo una visión parcial, ya que es la propia. Puede que (bah, seguramente ES) la gente que nos rodea en cada uno de esos momentos tenga una perspectiva un tanto distinta. Nada es tal cual lo recordamos, ni por asomo. Recuerdo (por ejemplo) reuniones familiares que me eran un embole absoluto y otros la estaban pasando genial (cosa que nunca entendí, por otra parte).

En cuanto al presente, se puede responder (y a duras penas) por las actitudes/acciones que se toman, pero no la reacción que desencadenen. Porqué es de esta manera?

Sí, Uno es uno... y el contexto. Larguemos al ego un rato. No todo es lo que queremos, como queremos, cuando queremos y etcéteraetcéteraetcétera. A bancársela y a otra cosa.

Y, si ya tenemos problemitas con el pasado y el ahora, qué nos queda para el futuro? "El futuro es ahora" reza una publicidad. Ponele.


A qué venía todo esto?

Al título del post. Muchas veces se habla de que no se sigue con tal o cual relación porque "no tiene futuro", "no tengo idea de lo que puede pasar", "es tirarse a la pileta" o, peor aún.. "al ABISMO" (wtf?).

Ahora, yo me pregunto... si -como ya vimos- no tenemos ni la más remota idea de nada o, a lo sumo, una mirada parcialísima... qué podemos esperar de algo tan volátil como un sentimiento?

Yo entiendo los miedos, incertidumbres y demases, pero a la postre nada es concreto, real y tangible para tener "la vaca atada" de movida. Puede fallar... y no está mal. Un sentimiento que hace tan bien como el amor, por supuesto que queremos que se mantenga tal cual o a lo sumo en alza, pero todo cambia. Muta. Se recicla. Varía, en definitiva. Ergo, hay que estar predispuesto a que la estantería se mueva de cuando en cuando y las cosas no vayan al tiempo que uno quiere (o que se venga todo abajo, también).

No podemos ponernos en intransigentes y que todo entre en nuestro mundo y perspectiva perfectos. Alguien escribió una vez sobre el príncipe azul que se iba destiñendo y tal. Bueno, no estoy de acuerdo con la idea de punta a punta pero en algo tenía razón (para variar): Nos guste o no, pocas cosas son como las imaginamos de cabo a rabo.

La vida es incertidumbre, y mucho más el amor.



"Puede que las redes traigan
cuellos rotos, negras plumas de cormorán,
que tiemblen los semáforos,
las radios callen y se derrumbe la ciudad.
Puede que te saque de mis brazos
tu marido o el despertador,
que te interrumpa el desayuno
el vuelo de un B-52.

Puede que todo siga igual.
También puede que no sea así
y encuentres el mercurio
de mi voz empapando tu contestador,
y florezcan los olivos en el valle de Hebrón.
Puede que te queme el hielo,
o la luz del televisor.

Puede que te cite el parlamento
y decrete el blanco y negro,
que sonrían ángeles heridos
en la sección de sucesos,
que alimentándose de humo
se quiebre cual cristal esa mujer.
Que trepe una serpiente
por sus piernas infinitas. Puede ser.

Puede que todo siga igual.
También puede que no sea así.
Quizás banderas blancas
tu habitación alumbren
y mi amor esté cerca
y los dioses duden.
Y este sea un buen principio,
principio de incertidumbre.
Puede que te salves. Puede
que amanezcas conmigo
y las espadas se entierren.

Puede que todo siga igual.
También puede que no sea así
y encuentres el mercurio
de mi voz empapando tu contestador,
y florezcan los olivos en el valle de Hebrón.
Puede que te queme el hielo,
o la luz del televisor.
Una posibilidad existe
de que amanezcas conmigo
y los cañones se oxiden."

11 comentarios:

Veinteava dijo...

Yo solamente te quiero decir que éste es un señor post, al menos para mí. Con la canción te pasaste. Hubo un momento donde elegí precisamente ese tema como compañía de cosas del estilo que escribiste. Adoro a Ismael.

Me voy cantando...

¡Muchos besos, Gabi!

Gastel Etzwane dijo...

Hola, amiguita! Te agradezco el elogio. Sencillito y de alpargatas, como dice el refrán.

Sobre "principio..." -una de mis favoritas de su cancionero- cayó justamente por la palabra incertidumbre. La vida es eso, y me pasa algo similar con "y sin embargo", aunque acá más el poema que la canción de Sabina. Aquello de "me lo dijeron mil veces, y yo nunca casi poner atención..." . Una cosa así.

De Ismael no me gusta todo pero sí unas cuantas, como por ejemplo "últimamente".

Vaya cantando (y vuelva), es de las cosas más lindas que tiene la vida humana.

Besos!

RECOMENZAR dijo...

Me gustó descubrirte y sin saber que eras argentino te presentí
saludos con brisa del mar

Gastel Etzwane dijo...

Mucho gusto, Recomenzar! Gracias por pasar por acá. Saludos!

Lunática dijo...

"Quizás los siguientes días sigan siendo terribles y grises, puede ser… pero puede que no, puede que todo cambie. Que los días que tienen que venir abran ventanas a la esperanza, éste puede ser un buen comienzo, éste puede ser un buen principio…. principio de incertidumbre."

¿Qué tal? Sabés, Gastel, que un 10 de septiembre de 2014 compartí la canción en mi blog y vos me escribiste esto:

"Bella canción, Lunática. Lo que sí, la incertidumbre puede ir de la mano con la ansiedad, pero no de lo terrible y triste. Cariños!"

Creo que leerte, a vos mismo, puede servir ¡no?

¡Besos!

Gastel Etzwane dijo...

Hey, Lunita!!!

Sí, bueno, en uno de mis anteriores alter-egos (de base sigue estando el mismo, como vos también) jajajaja

Igual, creo que no venía tan distinta la idea de hace un par de años a esta parte. De hecho, la incertidumbre no es algo concreto por definición, por tanto de terrible poco y de triste menos. Eso sí, la ansiedad va 100%, de eso no hay dudas.

Me estaba acordando que hace rato no intercambiamos mails (aunque parezca una cosa antediluviana).

Un beso!

Veinteava dijo...

¡Gabi, sólo paso para asegurarme que conozcas ésta versión de " Y sin embargo"! Te la dejo: https://youtu.be/rVmiP7fF71A

¡Abrazo!

PD: Hasta ayer, inclusive, estaba cantando " Ahora que te encuentro"; otro tema muy lindo que ojalá conozcas.

Gastel Etzwane dijo...

A ver, a ver. Vamos por partes, dijo Jack:

La versión la conocía, está muy buena. De todas maneras, me resulta un tanto más desoladora la de "Nos sobran los motivos" . La vieja cosa del dolor dulce, viste? Y, de hecho, este blog (y un tanto mi vida, por qué no decirlo) tienen mucho que ver que eso. De todas maneras, me gusta también el Sabina rocker (Pacto entre caballeros, La del pirata cojo y así) un poco más que el bajoncete (sic).

Sobre la de Ismael... no la tenía. Leyendo y escuchando, no sé si es por que todos en algún momento caemos en lugares comunes, pero en varias cosas que dice tiene razón.

Beso!

Veinteava dijo...

¡Gabi, recién veo esto!

¡Uf, "Nos sobran los motivos" es letal; también me mata, es esa cosa de rascarse donde te pica hasta que te arda un poquito, jaja! También, ultimamente ando con Esta boca es mía, completito. ¡No puedo aflojar!

La de Ismael es muy Ismael, en cierto modo. Son esas canciones que las escuchás, pero cuando las sentís y después las escuchás, te traspasan.
Yo creo que, del disco, haciendo a un lado las de contenido social, es de las mejorcitas.

¡Besote!

Gastel Etzwane dijo...

Tarde pero seguro, dice el refrán. Por cierto, para notificarte de si te respondí o algo hay un lugar para poner una tilde (o algo así) jaja

Con respecto a "Nos sobran los motivos" me refería al disco doble en vivo, más allá de la canción.

Beso!

Veinteava dijo...

¡Voy a escuchar ese disco y, principalmente, voy a buscar ese botón tan pero tan botón! jaja