lunes, 26 de septiembre de 2016

Vueltas y más vueltas... (Mi vida yo XXXIX)

Viste cuando no tenés idea de qué escribir*? Bueno, ese es mi momento hoy. Y ayer. Y hace semanas.

Quizás porque estoy un tanto ocupado y la mente en otra cosa, quizás porque hay gente que mediante letras de canciones y poesías se expresan mejor que yo, quizás porque justamente he dicho tanto (tanto) que -sinceramente- siento que me repito. Está bien que la vida es circular pero tampoco el exceso.

Y sí, van poco más de 7 años desde el primer post, allá por septiembre del 2009, y unas 460 y pico de entradas (más los borradores que difícilmente publique).

Por ejemplo, cada tanto me caen recordatorios en FB (sí, tengo Facebook... y Twitter -como ya saben-, donde por supuesto soy "pocofó") de cosas que posteé justamente  por esa época y me parecen lejanas, como en una neblina, un "yo escribí eso?" entre asombro, ansiedad y -por qué no- un tanto de melancolía. Ojo, creo firmemente que lo que dije/pensé/escribí fue con total y absoluta franqueza, no tenía (ni tiene) ningún sentido desmentir nada. Para qué?

De todas maneras, me parece que uno -por caso yo- no debería cuestionarse lo que dijo, sino más bien lo que no. "El que calla, otorga" dice el refrán. Algo de eso hay.

Por ahí -lo que sí- cambiaría las formas, cosas que dejaba entre líneas sería bastante más directo, en otras cambiaría los tiempos (no hablar de pasado cuando presente y/ futuro... y viceversa), buscarle la vuelta a quién/es están dirigidos los escritos... varias cosas. Quiźas no cambiarían los resultados, uno es uno y el contexto. El que diga "porque yo decidí/o/iré..." se miente. Mucho. Muchísimo. Llegás hasta donde llegás, pero tampoco es "el mundo contra mí". Miti/miti, ni negar ni negarse.

Justamente uno debería tener la obligación de hacer todo lo posible de su parte para que se cumpla lo que se que quiere/plantea/ama/desea/ lo que sea, y luego... bueno, ver qué onda. Jamás quedarse con el "que hubiera pasado si..." (tema recurrente en este blog si los hay). Si vos te autoboicoteás... ajo y agua.

Una forma de "ni tanto ni tan poco" la vi el otro día, en una placa posteada en FB por una amiga. No es nueva (luego de buscar por ahí) pero viene al caso.




Como dicen mucho por ahí:

"Lo dejo a tu criterio."


*(y salió un post, mirá.)

3 comentarios:

Veinteava dijo...

Hay una cuestión que me viene rondando la cabeza hace mucho y es la noción del puro presente en contraposición con el dichoso ¿por qué será que uno le da tantas vueltas, se la complica así, no? ¡Qué tema, qué cosas surgen cuando nos preguntamos, nos indagamos! La escritura, desde ya, es una forma de indagación total y permanente, además de indeleble.

Ojalá, realmente, las cosas a veces se nos mostraran más claras, siquiera, para nosotros mismos vió...

¡Abrazo grandote!

Gastel Etzwane dijo...

Ehmmm... no entendí. Puede que sea que no tengo uno de mis mejores días, por así decirlo.

Cariños!

Veinteava dijo...

La culpa es mía, señor. Lo leo hoy y pienso <<¿por qué no lo puse más claro? >>. Eso pasa por usar las palabras primeras que se nos vienen...

Reformulo: la cuestión que me viene rondando la cabeza está entre ese decidirse a vivir en el puro presente y ese quedarse con la duda, - y por consiguiente preguntarse - qué hubiera pasado sí o llenarse de otras dudas anexas y demás.

A lo que me refiero con esto es que esa y otras disyuntivas se ve todavía más clara cuando nos indagamos, cuando nos hacemos preguntas a nosotros mismos. Una manera de hacerlo, me parece, es a través de la escritura.

Y lo último se refiere a que, mientras que aveces no estamos demasiado claros, aunque no lo podamos escribir, estaría genial si las cosas aparecen claritas en nuestra cabeza, independientemente de llevarlas al papel.

¡¡¡Perdón por lo críptico, jaja!!!

¡Abrazo grande!